El Exito
El Exito

julio 1st, 2016
Amar es más que sentir

image

Escrito por Rafael Ayala 

Una razón común para terminar una relación amorosa es creer que el amor acaba. Cuando alguien razona así, está partiendo de una lógica equivocada. Si pensamos que el amor tiene un fin es porque lo percibimos como algo que existe fuera de nosotros, que tiene vida propia y que de pronto nos “visita”; nos “llega” con cierta fecha de caducidad, la cual, al llegar a su plazo, lo hace desvanecerse. El amor no es un ente que aparece, somos las personas las que decidimos cuándo inicia, se fortalece, debilita o termina.

La clave para comprender la naturaleza del amor es verlo como un acto de la voluntad, no como un sentimiento. Cuando creemos que al dejar de sentir bonito hemos perdido el amor, ignoramos que lo que está menguando es el sentimiento, no el amor. Amar es el deseo de anteponer la felicidad del otro a la mía. Este compromiso no debe estar sustentado en la emoción, sino en ese anhelo de hacer feliz a mi pareja. Por supuesto que amar nos produce emociones y gracias a Dios por esos sentimientos; pero el amor no es emoción, es mucho más que eso.

Amar implica mantenerse fiel a nuestro cónyuge a pesar de que existan personas más agradables, bellas, guapas, inteligentes o atractivas; amar significa sostenerse firme en los tiempos malos; porque sabemos que en la temporada de las vacas flacas las emociones huyen. Nadie experimenta sensaciones agradables cuando hay diferencias de opinión o cuando falta dinero, trabajo o salud; sin embargo es allí cuando el compromiso del amor participa para sostener firme la relación y hacer uso de la voluntad para encontrar soluciones y permanecer unidos. El amor es incluso la decisión de mantener viva la emoción; es decir, las parejas deben continuar su actitud de juego y diversión a pesar de ya no ser novios; deben programar tiempos mensuales para convivir como pareja y tener tiempos divertidos que les ayuden a mantener vivas las emociones. ¿Hace cuanto que no sale a solas con su pareja para pasar un buen rato y conversar de algo que no sean las responsabilidades del matrimonio? Hágalo por lo menos una vez al mes.

Los cónyuges también deben decidir buscar agradar a su pareja, continuar teniendo detalles e invertir en su pareja. El amor no es algo que viene y se va, es el deseo de hacer feliz a nuestro cónyuge, disfrutando, como consecuencia, una agradable sensación de plenitud y satisfacción.

Comentarios: rafael@superacionhumana.com

Libro:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *