El Exito
El Exito

September 29th, 2016
Sanando las heridas del alma

image

Fragmento del audiolibro: Sanando las heridas del alma de Rafael Ayala 

El amor no es un sentimiento. Hemos creído como sociedad que el amor es un sentimiento. Pensamos que quien ama es aquél que experimenta sensaciones adrenalínicas que modifican su sistema nervioso. Le hemos llamado “atracción”, “mariposas en el estómago”, “nerviosismo”, “sentir taquicardias”, “deseo sexual” y “andar por las nubes”.

Al revisar estas ideas encontraremos que el común denominador es que todas son sensaciones, estados emocionales. El amor no es eso. El amor no es una emoción. El amor produce emociones, pero no se limita a ellas. Sentir es parte del amor, pero no es su esencia. El amor es un compromiso, un acto de la voluntad. El verdadero amor se encuentra más cercano a
la convicción que a la emoción.

Me imagino que en este momento puede pensar que mis afirmaciones son absurdas, poco románticas y frustrantes. ¿Cómo es posible que considere que el amor no es una emoción? ¿Acaso puede ser motivador pensar en el amor como un mero acto de la voluntad? Permítame explicar con más detalle por qué el amor es una decisión antes que un estado emocional.

Veamos al amor desde un punto de vista práctico, aplicable a la vida diaria. El amor debe traducirse en hechos,
en expresión. ¿De que sirve que alguien sienta amor hacia nosotros si nunca lo expresa? Las personas no nos enamoramos
de lo que los demás sienten por nosotros. Nos enamoramos de lo que nos manifiestan. Es la expresión lo importante, no el sentimiento. Debemos aprender que por muchos años hemos tenido un concepto erróneo del amor. Se nos enseña que amar es sentir, que es experimentar una sensación de cosquilleo, de nerviosismo o entusiasmo dentro
de nosotros, pero no es así.


One thought on “Sanando las heridas del alma

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *