El Exito
El Exito

Algunas personas poseen una habilidad especial para construir relaciones y asociarse con otros con el objetivo de alcanzar metas comunes. ¿Qué logra que una persona escoja estar cerca de algunos seres específicos para relacionarse? ¿Por qué uno siente confianza para establecer negocios con algunos individuos más que con otros?

A esta habilidad para relacionarse se le llama empatía y se refiere al arte de percibir cómo se siente el otro. Cuando uno como ser humano percibe que el otro se ha tomado la molestia de ponerse en el lugar de uno, eso genera un sentimiento de amabilidad y confianza.

¿Sirve la empatía para establecer relaciones de negocios? SÍ. Definitivamente. ¿O usted no prefiere hacer negocios con personas que sean de su agrado? Obvio es así.

Recordemos que negociar no se remite únicamente al hecho de un trato comercial, es también gestionar un asunto para llegar a una solución. Por eso es muy importante al negociar reconocer los sentimientos como hechos concretos. Esto le ayudará a tratar a la otra persona como a ella le gustaría ser tratada. Si usted ha reconocido que al otro algo le duele, le afecta, le incomoda o así mismo lo motiva, lo alegra o lo entusiasma, entonces usted ha hecho empatía y esto le permitirá negociar de una mejor manera.

La empatía se define como “la capacidad cognitiva de percibir, en un contexto común, lo que otro individuo puede sentir”. Es un sentimiento de participación emocional de una persona en las circunstancias que afectan o mueven a la otra.

La empatía por tanto es una habilidad fundamental en la comunicación interpersonal, facilita el entendimiento entre dos personas, en consecuencia, la empatía es indispensable para percibir en profundidad el mensaje del otro y así poder llegar a establecer un diálogo eficaz. Realmente nos sentimos muy cómodos cuando vemos que el otro se esfuerza por entendernos con empatía. Implica de una u otra manera que nos han leído emocionalmente.

Ahora imagínese esta habilidad en el tema de los tratos comerciales. Realmente produce mucho agrado comprar a alguien que le vende a uno un producto con gusto y amabilidad, o a alguien que le ha puesto cuidado a sus necesidades para ofrecer lo que le está vendiendo.

La empatía no se hace presente tan solo a nivel del contenido verbal. Se puede ser empático y percibir si el otro está sintiendo empatía a través de muchos gestos pletóricos de significado, por ejemplo: la postura, el tono o intensidad de voz, la mirada, un gesto y por supuesto el silencio mismo. Todos estos elementos brindan muchísima información, y depende de nuestra habilidad decodificarla e interpretarla de la manera más apropiada.

La persona empática puede describirse como un ser humano muy habilidoso para leer e interpretar las situaciones mientras estas ocurren, y además se ajusta a las mismas conforme éstas lo exigen. La persona empática tiene el don de saber que una situación no es estática, saca de esta misma el mejor provecho para dar una retroalimentación. Quien sabe tener empatía tiene claro que ignorar las distintas señales que se reciben en un proceso de comunicación puede ser perjudicial en la dinámica de una relación sea cual esta sea, personal o de negocios.

Cabe anotar que la persona empática cuenta con una excelente capacidad de escucha: Tiene además muchas destrezas para leer signos no verbales. Tiene muy claro cuando debe hablar y cuando no.

Todo lo anterior facilita el proceso de empatía y permite regular de manera constructiva las emociones de los demás, lo cual trae enormes beneficios para las relaciones interpersonales.


2 thoughts on “Empatía o el arte de percibir cómo se siente el otro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *