El Exito
El Exito

María Alejandra Venturelli 

Nací el 14 de Agosto de 1968 en el seno de una familia altamente disfuncional. Mi madre una mujer tremendamente neurótica, mi padre con una psicopatía importante y mi hermano, que a mi nacimiento tenia 16 años, nació con una discapacidad auditiva denominada: hipoacusia bilateral severa.

A los 10 meses de mi nacimiento mi madre se suicidó. Muchos alegan que tuvo que ver su depresión post-parto. Mi padre, un hombre alcohólico, jugador, irresponsable y consumidor de varias sustancias adictivas llevaba una vida ociosa e increíblemente desordenada.

A la muerte de mi madre mi padre cobró un seguro de vida importante y comenzó a cobrar nuestras pensiones motivo por lo cual su vida se hizo mas cómoda y sus vicios se agravaron ya que jamás volvió a trabajar. Gracias a Dios mi abuela paterna, viuda recientemente, convenció a mi padre de comprar un departamento antes que se gastara el dinero y ayudarlo con nuestra crianza.

Durante 21 años viví en uno de los barrios mas acomodados de Buenos Aires, solo que en la zona mas pobre, lo cual me permitía tener acceso a muchos beneficios a pesar de mi clase social, tales como buenas escuelas y universidades.

Desde mis 13 años comencé a trabajar, inicialmente era recepcionista en un consultorio pediátrico cosa que complementaba con la venta de algunos cosméticos y con el dinero obtenido compraba mis étiles, libros y ropa para no recargar a mi abuela con tantos gastos.

Mi hermano a pesar de su discapacidad hizo un curso laboral y trabajo durante 26 años en distintas entidades bancarias como graboverificador, estimulado por mi tía Inés quien siempre me protegió e incluso quería llevarme a vivir con ella, su esposo y mi prima cuando mi abuela no estuviera.

A mis 15 años mi tía Inés falleció de un cáncer fulminante que solo le dio 6 meses de vida y a partir de alli mi abuela comenzó a manifestar sus primeros síntomas de Alzheimer y tuve que hacerme cargo de ella gran parte del tiempo que no asistía a mi secundaria. A los 17 años terminé la secundaria con uno de los mejores promedios y comencé a estudiar programación de ordenadores.

Mi abuela falleció a mis 19 años luego de varios meses que pase junto a ella en el hospital cuidándola por las noches, por tanto mi adolescencia se fue pasando entre: estudiar, lavar sabanas, alimentarla, cambiarle pañales y soportar que por momentos me insulte porque no me reconocía e incluso se caiga y se golpee de todas las formas posibles porque había llegado a pesar 37 kilogramos.

A mis 21 años conocí al padre de mis hijos en la Universidad Tecnológica Nacional, en la que curse hasta 4to año de Ingeniería en Sistemas, y en tan solo 11 meses de noviazgo nos casamos. 9 meses después tuvimos a nuestro primer hijo, Matias. Toda la familia de mi esposo paso a ser mi familia, eran cariñosos conmigo y nos ayudaron enormemente. Cuatro años y medio después llego Martin nuestro segundo hijo, pero al poco tiempo alertada por una amiga me enteré que mi padre estaba tremendamente endeudado. Luego de la muerte de mi abuela considerando que además de las pensiones nuestras el cobraba la jubilación y pensión de mi abuela se encontró con menos dinero y dejo de pagar impuestos y expensas del departamento donde vivíamos.

Durante esa crisis comencé por mis medios a aprender a diseñar paginas web, actividad que actualmente desarrollo y que nos ayudo durante la crisis ya que diseñaba para otros países y podía cobrar mi trabajo en dólares. Y también aprendí a exportar para obtener ganancias en moneda extranjera.

Mi hermano que aun trabajaba comenzó a caer en una depresión importante motivo por el que tuve que traerlo a vivir con nosotros y hacerme cargo de pagar las deudas de mi padre para que no nos rematen la propiedad. Al momento yo tenia 30 años y tuve que hacerme cargo de la venta del inmueble y todas las deudas así como también alquilarle a mi padre un departamento y mensualmente ir a pagar alquiler y expensas para que el no vuelva a endeudarse.

Con el dinero restante y con consentimiento de mi padre compramos una parte de una casa y por el resto pedimos un préstamo hipotecario. La casa era grande y había perspectivas de poder dividirla para que mi hermano tuviera su propia casa y nosotros conserváramos nuestra privacidad. Pero repentinamente Argentina entro en una crisis económica caótica, en días el dólar paso de valer un peso a valer cuatro pesos con cincuenta centavos. Todos los argentinos entramos en pánico sobre todo los que habíamos pedidos créditos en los que nuestras casas eran garantías. Muchos se fueron del país.

Para sumar mas dificultades mi hermano comenzó a manifestar ataques de pánico y mi padre comenzó con fuertes dolores de origen desconocido.

Finalmente mi hermano terminó internado en una clínica psiquiátrica y trajimos a vivir a mi casa a mi padre ya que aquellos dolores se debían aun cáncer terminal originado en el hígado debido a su alcoholismo.

Con dos niños chiquitos de seis años y medio y dos años, sumado a las dificultades del país, mi padre y mi hermano, nuestro matrimonio comenzó a naufragar.

A los 30 días mi padre falleció y para no agravar la situación de mi hermano tuve que mentirle acerca de mi padre durante varios meses.

En noviembre de 2002 mi matrimonio llego a su fin, decisión que tomé yo personalmente ya que muchas cosas se habían desvirtuado y lamentablemente no solo me separaba de un gran hombre y un buen compañero, sino que tuve que vivir el duelo de ya no tener tanto contacto con su familia a quien apreciaba enormemente.

En enero de 2003 conocí al padre de mi hija. Inicialmente creí haber tocado el cielo con las manos, un hombre sumamente romántico, detallista y cariñoso. Pero no todo lo que relucía era oro. Con el paso del tiempo comenzó a manifestarse su patología y comenzaron a descubrirse sus mentiras y fabulaciones, además de manifestarse su violencia.

Fue una relación enfermiza y tortuosa que duró 8 años y medio de los cuales cinco y medio convivimos y los tres restantes fueron idas y venidas en las que yo planteaba la separación y el volvía con promesas y arrepentimientos.
Sin dudas lograr librarme de este hombre en mi vida ha sido la peor batalla que he tenido que librar. Incluyendo 2 causas civiles y una penal, además de tener a mi hija perimétrica durante un año.

En este proceso cree un grupo de METAFISICA en una red social que actualmente cuenta con mas de 35.000 miembros y que en pro de ayudarme a mi misma motiva a otros a ser mas resilientes, motivarse y positivarse. Cree mi propia empresa de comercialización de calzado online que ya cuenta con mas de 600.000 fans.

Compre mi propia casa en Ramos Mejia, un barrio que siempre me gusto donde comparto mi vida con mis hijos. Actualmente sigo con el diseño de páginas. En 2013 Argentina entro en una crisis económica que perjudicó mi negocio de comercialización de calzado por lo que a la fan page la convertí en un magazine para que comercialicen otras personas a través de ella
En 2014 me inscribí en un curso de Coaching en una Universidad Nacional y conseguí mi certificación de Coaching Ontológico con docentes de excelencia humana y profesional.

Desde hace cinco años me encargo de mi hija que actualmente tiene ocho años, veinticinco días del mes. Desde hace veinte años me encargo de todas las necesidades de mi hermano que aun actualmente se encuentra internado, aunque compartimos al menos diez días juntos cada mes.

Hoy repasando mi vida se que todas las experiencias vividas me obligaron a realizar un profundo análisis de mi persona, me llevaron hacia el camino del autoconocimiento y la búsqueda de recursos internos para sobrellevar y superar las adversidades.

Mis mejores herramientas han sido siempre: mi sentido del humor, mi capacidad de empatizar, mi creatividad y mi pensamiento positivo. Si bien he tenido períodos de depresión en los momentos más tortuosos, mi gran desafío era volver a ponerme de pie y continuar.
Y la mejor de todas las herramientas ha sido siempre: dejar de preguntarme POR QUE y comenzar a preguntarme PARA QUE.

¿Para que me esta sucediendo esto ? ¿Que debo aprender de esta situación ?
¿Para que apareció esta persona en mi vida ? ¿Que debo aprender de esta persona?

Hoy siento que una de mis grandes misiones es ayudar a otros a ser resilientes: a mis hijos sobre todo, a mis amigos y por que en este mundo tan globalizado a nivel comunicaciones, a cada persona con la que pueda compartir mis técnicas y estrategias de resiliencia.
Sin duda ha sido una vida difícil pero rescato maravillosos momentos a pesar de todo, y ante todo rescato el modo en que mi resiliencia se ha visto fortalecida al punto de estar hoy aquí escribiendo esto para ustedes, con la esperanza de que comprendan que: EL DOLOR ES UNO DE LOS MAS GRANDES MAESTROS.

Visita mi página:
http://www.estudiocroft.com.ar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *