El Exito
El Exito

octubre 30th, 2013
La diferencia

image

¿Qué es La Diferencia?

¿Cuál es la diferencia entre usted y Warren Buffett? ¿Entre usted y Rachael Ray? ¿Cuál es la diferencia entre usted y los que fundaron MySpace o Facebook? ¿Entre usted y su jefe? ¿O entre usted y el jefe de su jefe? ¿Cuál es la diferencia entre usted y la historia de éxito de su vecino?

No es que ellos hayan nacido entre el dinero.

No fue que dieron un golpe de suerte.

Ni que algo les cayó del cielo, 

Como una enorme herencia o un excelente acuerdo de divorcio. 

Ni siquiera se ganaron la lotería.

No es que tengan un grado de educación inigualable.

Como tampoco es que ellos sean más inteligentes que usted.

Ni siquiera es necesario que ganen más dinero que usted anualmente.

La Diferencia entre usted y esta gente exitosa no es ninguna de las cosas que sospecha que es.

Si usted ha caminado por este planeta durante algún tiempo, ha visto que lo que yo llamo La Diferencia, tiene su lado mágico. Habrá observado que hay gente que parece poseer la habilidad innata de sobreponerse a cualquier situación. Hasta en tiempos difíciles, son individuos que surgen sin ningún esfuerzo en el campo social, en el trabajo y también financieramente. Usted los ha visto y se ha quedado pensando: ¿Qué tienen ellos que yo no tengo?

Durante la secundaria, esta clase de individuos siempre se las arreglaban para estar en el centro de la acción, cualquiera que esta fuera. Pero no porque fueran de la clase honorífica, ni porque ocuparan la posición de mariscal en el equipo de fútbol, o fueran mejor parecidos o —como se dice en el lenguaje actual— “las chicas malas”, o los “hombres alfa”, que se convierten en el centro de atracción y dominan porque atemorizan. Lo de estos otros triunfadores era un asunto casi mágico: sus compañeros los apreciaban, sus padres los respetaban, hasta los profesores se interesaban más de lo habitual para ayudarles a triunfar. Y obviamente, ellos lo lograban.

En la familia, esta clase de personas son líderes, no necesariamente los jefes, pero sin embargo, líderes. Viven rebosantes de seguridad, sabiendo que sus ideas son las mejores. Ellos tienen la habilidad para ver soluciones donde otros no; cuentan con el suficiente carisma para hacer aliados —incluyendo a quienes están por encima de su nivel— y conseguir aceptación. Y la gente que manejan está dispuesta a esforzarse para agradarles y para hacerlos lucir bien. Por eso no es de sorprenderse que lleguen a una posición jerárquica con un súper salario e incrementos constantes.

¿Y en su vida? Bueno, la gente que entiende ampliamente La Diferencia, pudo no haber comenzado con mucho, pero en corto tiempo se enriquecieron más de lo que ellos mismos esperaban —y no sólo en términos financieros. Ellos supieron lo que querían, fijaron un camino y lo recorrieron. No se estancaron porque querían llegar. Día a día ellos estudian el paso siguiente y preparan lo que sea necesario para lograrlo con una intención y un propósito. Y actualmente, como resultado, se encuentran rodeados por la gente que les interesa profundamente –y que está dispuesta a corresponderles. Despiertan felices y se van a dormir realizados; no pierden el sueño preocupados por la forma en que van a pagar la siguiente cuenta, ni por cualquier otra situación financiera.

Nunca ocurrió que fuera tan evidente como ha sido durante los tiempos financieros tan difíciles que ha afrontado este país —de hecho, el mundo— como durante el año pasado. De la misma forma como los mercados de la bolsa sintieron su peor sacudón desde la Gran Depresión, como las transacciones crediticias se detuvieron por completo, como algunos bancos fueron absorbidos por su competencia, así mismo algunos individuos también tuvieron sus momentos de pánico. Cada movimiento era opacado por un “qué tal si…”: ¿Qué tal si… pierdo mi trabajo? ¿Qué tal si mi portafolio se devalúa más? ¿Qué tal si el precio de mi casa no rebota?

Otros estaban en extraña calma. Ellos no metían su cabeza entre la arena porque sabían tan bien como todos, que el caos había consumido la economía. Pero no los consumió a ellos. Esa era La Diferencia, en el mejor de los casos.

Estos individuos sabían que tenían la información, los hábitos, las actitudes y las habilidades, no solamente para sobrevivir en tiempos difíciles, sino para prosperar durante los mismos. Realmente sus portafolios bajaron de precio, algunos hasta pudieron haber perdido sus trabajos. Pero ellos supieron —muy profundamente— que había más por hacer.

¡Yo sé lo que usted está pensando! Está pensando: ¿Dónde hay más de eso para apropiarme de un poco?

Yo le diré dónde: ¡En usted! Es posible que actualmente se encuentre inactivo, pero usted tiene el poder para hacer La Diferencia en su propia vida. De hecho, usted es el único que puede. Para lograrlo, necesitará despertar algunas de las partes que hay en usted, que han estado dormidas, quizás por años o hasta por décadas. Necesitará poner en forma, partes de su personalidad y explotar aspectos de su potencial que no se ha dado cuenta que tiene.

LA DIFERENCIA:

UNA NUEVA FORMA DE VER LA PROSPERIDAD

Estoy seguro que ha notado que alguna gente parece tener la habilidad de conseguir dinero rápidamente, con poca dificultad. Ya sea para conseguir la forma de iniciar un negocio, obtener el mejor salario que venga con un trabajo nuevo o con un ascenso, o ganar una bonificación por ser el mejor vendedor, el dinero parece llegarles sin necesidad de una enorme cantidad de tensión ni estrés. Nunca se preocupan por sus finanzas, son económicamente estables, prósperos y seguros. ¿Qué tienen ellos que el resto de nosotros no? ¿Cuál es La Diferencia entre ellos y usted?

Gracias al profundo análisis ejecutado previamente a la realización de este libro, puedo contestarle —y en unos términos muy precisos. Un estudio que incluyó a más de 5.000 personas, liderado por Harris Interactive en cooperación con Merrill Lynch, dejó al descubierto cuatro grupos de individuos que conforman el estrato económico en América actualmente.

Estos son:

  1. Los adinerados (A)
  2. Los financieramente confortables (FC)
  3. Los que se sostienen de cheque a cheque (CAC)
  4. Los deudores continuos (DC)

Ahora sabemos que la gente que ha alcanzado tanto bienestar financiero como dinero, es distinta a aquellos que sobreviven de cheque a cheque o nadando para sobreaguar entre las deudas. Todos estos grupos son diferentes en sus actitudes, conductas (financiera o no financiera), personalidades y metas.

Los adinerados (A) y los financieramente confortables (FC), tienden a ser más apasionados por todo lo que hacen; son más optimistas y más resilientes —capaces de sobreponerse a todos los obstáculos que se les presentan. Son más visionarios —con la cualidad de ver las situaciones de manera distinta y mejor que los demás, y no de un sólo modo. Son personas más conectadas con la gente, tanto en su vida profesional como personal —y tienen gran confianza en esas relaciones, como en todo en general. Además son gente agradecida —increíblemente agradecida— por la buena fortuna que la vida les ha presentado.

Del mismo modo, son individuos con la capacidad de enfrentar la vida con mentalidad y habilidades diferentes, tendiendo a ser de los que se trazan metas y descubren lo que quieren, para posteriormente ir en busca de ello. Son trabajadores esforzados y con frecuencia requieren de menos horas de sueño. Los individuos adinerados y los financieramente cómodos, toman más riesgos que la gente promedio, escuchan su propia voz, y la de aquellos en quienes confían para sentirse tan seguros como les sea posible, que esos riesgos son apropiados para ese momento específico de su vida y su trabajo. Y siempre están en la tarea de aprender algo nuevo.

La buena noticia: todos estos son aspectos que usted puede aprender, aunque mucha gente nació con ellos, y digamos que son más optimistas; sin embargo, usted tiene la posibilidad de cultivar todo lo anterior.

Y de esto es de lo que se trata La Diferencia. El resto del libro está dedicado a enseñarle cómo descubrir sus talentos nacientes y a desarrollarlos. Usted hará hallazgos sicológicos y académicos, aprenderá ejercicios completos que son fáciles de incorporar en su vida diaria; encontrará lecturas acerca de historias de gente que ha logrado hacer precisamente lo que usted desea, porque ellos han aprovechado su fuerza interior utilizándola para alcanzar las mismas metas que usted quiere lograr: control financiero y fortuna duradera y segura. Demos un vistazo a lo que viene a continuación. La diferencia • 15

DESGLOSE DE CADA CAPÍTULO 

CAPÍTULO UNO: Conozca a sus vecinos: ¿Quiénes son los A, FC, CAC, y DC? ¿Qué cualidades y características impulsan a algunos hacia adelante, mientras que a otros los retrasa?

CAPÍTULO DOS: Elija La Diferencia: Este libro requiere de mucho más que simplemente lectura. Usted va a enfrentarse a una serie de ejercicios, evaluaciones y retos que le pedirán —esencialmente— cambiar la forma en que vive actualmente. Si La Diferencia le va a funcionar, hay algo que usted necesita hacer en primer lugar: decidir que realmente va a cambiar. ¡Decídalo! ¡Anhélelo! El hecho que usted tenga este libro en sus manos significa que ya empezó, pero se lo digo por si acaso…

CAPÍTULO TRES: ¿Necesito ser un sabio o tener un doctorado? No. Usted no tiene que haber sido un estudiante con notas de sólo “Excelente”, ni tampoco un miembro honorífico. Pero tener educación superior es un buen camino, —así como tener la mentalidad de por vida, que usted nunca será lo suficientemente viejo como para no poder aprender nuevas cosas—, es todavía mejor.

CAPÍTULO CUATRO: ¡Ring-ring! Su pasión lo llama: La gente que conoce La Diferencia, ha descubierto qué clase de trabajo la motiva. Para ellos, no se trata de un “empleo” ni de una “carrera” sino de un “llamado”. Una vez que usted haya encontrado el suyo, verá que no lo siente como un trabajo —sino como una diversión. Y una vez lo encuentre, ya no cambiará de rumbo.

CAPÍTULO CINCO: Sea feliz –Pero no se confíe: Gracias al floreciente estudio de la Sicología Positivista, ahora todos sabemos que los optimistas —personas con un sentido de “bienestar subjetivo” totalmente formado— consiguen dinero, escalan la máxima posición profesional, tienen mejores relaciones, y permanecen saludables tanto como les sea posible. Claro que usted quiere ser feliz, pero quizás no demasiado. Resulta que demasiada felicidad no va de la mano con bienestar y fortuna.16 • Jean Chatzky 

CAPÍTULO SEIS: El privilegio de recomenzar: ¿Qué haría si se encontrara enfrentado a la dificultad —o en el peor caso— con un oponente extremo? ¿Mirarlo a los ojos y analizar exactamente lo que debe hacer para vencer? ¿O meter el rabo entre las piernas y retroceder? La gente que ha descubierto La Diferencia puede y debe sobreponerse. De hecho, la superación en sí misma, ha marcado una enorme diferencia en esta clase de personas.

CAPÍTULO SIETE: Tome riesgos que tengan sentido: El desarrollo de la Neurociencia nos ha mostrado que, extrañamente, el cerebro nos juega malas pasadas y nos tienta a que tomemos riesgos que tienden a ser tanto buenos como malos, pero otras veces nos hace dudar innecesariamente en situaciones en donde las circunstancias no son tan arriesgadas como parecen. Los individuos adinerados han aprendido cómo evaluar todo ese tipo de contextos astutamente, para tomar los riesgos que son apropiados para ellos. Usted también puede hacer lo mismo.

CAPÍTULO OCHO: El principio de Kevin Bacon: Usted nunca sabrá que el colega de su primo en tercer grado limpiaba asientos en un parque de aventuras y que ha estado buscando una oportunidad para triunfar justo como la suya… a menos que usted llegue a conocer a ese colega. Conectarse con el mundo y con la gente que hay en él —lo cual significa que usted se involucre— es la clave. Desarrollar relaciones cada vez más fuertes, es importante.

CAPÍTULO NUEVE: Grazie –Gracias—: Dar las gracias es la máxima relajación del karma. A través de buenas vibraciones y gratitud hacia el mundo, se retribuye lo recibido. La nueva ciencia de la gratitud nos enseña que estar agradecidos, a la larga, nos hace más exitosos y afortunados. Cómo aprender a decir “gracias”, es algo que todos nosotros necesitamos saber.

CAPÍTULO DIEZ: Trabaje con esfuerzo e inteligencia: Ha surgido una línea de pensamiento por toda América, que dice que trabajar duro ya no es necesario, que ahora usted también puede pensar lo mismo empleando menos horas pero siendo más inteligente al respecto. ¡Cuento! La Diferencia hace énfasis en que usted tiene que trabajar duro e inteligentemente a la vez. Usted necesita querer triunfar en su campo y proponerse conseguirlo. A eso se le llama “agallas” y es una diferencia que vale mucho la pena imitarLa diferencia • 17

CAPÍTULO ONCE: El poder reconfortante de ahorrar: parte de La Diferencia es entender que gastar más de lo que gana, es malo, tanto emocional como financieramente. Ciertamente no le hará más feliz. De hecho, tiene el efecto contrario; la preocupación que viene con el problema financiero puede llegar hasta a causarle una enfermedad. Ahorrar dinero es bueno para usted, tanto a nivel de su salud como de su fortuna. Como un destacado investigador dijo: “Ahorrar dinero es como sanar su alma un poquito todos los días”. La gente afortunada obtiene eso. ¡Compartiré sus estrategias!

CAPÍTULO DOCE: Haga que su dinero trabaje para usted: ¿Quiere fortuna? Entonces necesita crear un plan de inversión, dar los pasos para ponerlo a funcionar, y conseguir ayuda de un planeador financiero, si es eso lo que lo requiere y cuando lo requiere. Nuestro estudio muestra que los planes financieros producen fortuna. Le mostraré —paso a paso— qué hacer.

A medida que vaya leyendo, irá encontrando una serie de secciones conocidas como Hábitos que dañan y Hábitos que ayudan. Esta figura obtenida de todo el estudio hecho, puede recargar el proceso de construir una fortuna –o puede tener el efecto contrario. La buena noticia es que usted tiene la capacidad de controlar los dos procesos. También conocerá una cantidad de gente que personifica La Diferencia, algunos en forma tan real, que fue difícil decidir en qué capítulo ubicarlos. Otros tienen una fuerza sobresaliente que los impulsa hacia la fortuna. Espero que encuentre sus historias tan inspiradoras como yo.

COMENTARIOS ACERCA DELOS EJERCICIOS DE ESTE LIBRO

Los ejercicios que encontrará en la mayoría de estos capítulos, le ayudarán a tomar control de los atributos y hábitos que necesita para ver La Diferencia en su vida. No todos aplican a usted —y por eso es que cada atributo se posesionará tan alto en su lista interna personal, según sea el grado de importancia que tenga para su situación. El estudio ha descubierto que ejercicios como estos funcionan mejor cuando el propósito concuerda con lo que los académicos llaman “motivación autoconcordante”. Esencialmente, lo que esto significa es que el atributo que usted elija, está en 18 • Jean Chatzky 

sincronía con sus valores. No procede de una presión externa o interna. No es algo que sus amigos piensan que a usted le gustaría, o por lo cual sus padres lo culparían al saber que ese es el que usted quiere. Usted debe elegir el atributo que usted realmente quiere desarrollar.

Le sugiero que haga cada ejercicio varias veces, ya que con una no es suficiente. Después de diversos intentos se irá dando cuenta de cuáles le funcionan, y los identificará porque no va a sentirse como si estuviera trabajando. Puede ser retador, pero el significado que estas actividades le traerán a su vida, lo animará a hacerlos otra vez.

UNA NOTA FINAL

Lo animo a pensar en los capítulos que siguen, como si fueran una deliciosa comida o —mejor todavía— como si usted estuviera probando un menú. De pronto quiere pasar del primer plato al siguiente porque los camarones que vienen de tercero se ven más apetitosos que la ensalada de tomate que aparece en primer lugar. Resista el afán. Esa ensalada de tomate puede verse simple y aburrida, pero no una vez pruebe el sabor del tomate maduro, caliente por el sol de agosto en su boca, que lo hace volver de regreso a su niñez en el jardín. De la misma forma, el capítulo doce puede sonar como si hubiera sido escrito justamente para usted. Pero si se apura en el capítulo cinco, que habla de optimismo, para llegar allá, se habrá perdido de algo delicioso y poderoso. Si está leyendo antes de irse a acostar o apurándose para avanzar a la siguiente sección, antes que el tren llegue a la estación en que usted se queda para ir a trabajar –pare. No continúe leyendo. La información que estoy a punto de revelarle, sabe mejor si la saborea y no si simplemente la devora. Si usted va muy rápido, le quitará a La Diferencia algo de su poder. Manténgala en su mente y digiérala lentamente. Piense en la forma en que puede llegar a incorporar algunos ejercicios en su vida diaria.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *