El Exito
El Exito

Por : Wayne Dyer 

Enséñele a su hijos a crecer y a aprender de sus errores para que no le teman nunca al fracaso porque ellos deben saber que su valor como ser humano no proviene de lo bien que se desempeñen cierto día en determinada tarea. Ellos son valiosos porque existen.
He aquí algunos principios básicos para que sus hijos se conviertan en individuos con una gran autoestimaDéles oportunidades para que sean responsables y tomen decisiones. Los niños que se estiman a sí mismos,son aquellos a quienes se les ha dado la oportunidad de tomar decisiones desde el principio de su vida. Ellos necesitan asumir responsabilidades, y no que sus padres lo hagan por ellos. Pueden aprender a confiar en sí mismos haciendo, y no viendo cómo otra persona hace las cosas por ellos. Necesitan sentirse importantes, exponerse a riesgos, correr nuevas aventuras y saber que confían en ellos, no tanto en que hagan algo sin equivocarse, sino simplemente en que se atreverán a hacer el esfuerzo. Los niños que aprenden pronto  a tomar decisiones, como elegir su propia ropa, decidir qué quieren comer, jugar con quienes elijan, o ser responsables sin ponerse en peligro, aprenden muy rápido a gustarse y a sentirse positivos con respecto a lo que son. Empiezan muy temprano a confiar en sí mismos con las tareas diarias típicas de su edad, que los hacen sentirse orgullosos y útiles. Enséñeles a disfrutar de la vida todos los días. Los niños que viven en un medio ambiente positivo aprenden a ser positivos con respecto a sí mismos.
Para cultivar el amor propio es esencial proporcionar a los niños una vía positiva de acceso a la vida como manera de pensar. Déles ejemplos metódicos de la actitud de “piensa en tu buena suerte” cuando se sientan abatidos. Muéstreles con su propio ejemplo que está agradecido de encontrarse vivo, que éste es un hermoso lugar para vivir, y que es el mejor momento en la historia de la especie humana. Hay algo positivo de lo que uno puede darse cuenta en todas las situaciones de la vida. Tener que lavar los platos es un momento ideal para sentirse agradecido de tener comida. Cambiar una rueda pinchada es la oportunidad de apreciar el hecho de tener un automóvil, cuando te pones a pensar en toda la gente en el mundo que no lo tiene. Todavía más elemental es la satisfacción de hacer bien cualquier trabajo, independientemente de lo simple o repetitivo que sea. Un contratiempo o un revés nos da nuevas fuerzas y nos ayuda a encontrar herramientas para manejar los problemas. Esta manera de pensar y de reaccionar ante todas las cosas ayudará a los niños a adoptar actitudes similares hacia ellos mismos. Enséñeles a elogiar en vez de criticar. Los niños a quienes se critica aprenden a hacer lo mismo consigo mismos, y llegan a ser personas con poca dignidad.
El elogio es una herramienta maravillosa en todo el proceso de criar hijos. Recuerde que a nadie, incluido usted mismo, le gusta que lo critiquen. Los padres creen con frecuencia que están ayudando a sus hijos cuando los reprenden constantemente, suponiendo que crecerán teniendo en cuenta sus advertencias. Pero pregúntese : ¿Me gustaría que me corrigieran tánto? ¿Mejoro cuando me critican constantemente? En realidad, cuando se nos corrige tendemos a seguir siendo los mismos; deseamos defender lo que hemos hecho, y nuestra obstinación innata se niega a permitirnos aceptar las críticas. Detrás de casi todo reproche se oculta esta afirmación: “Si te parecieras más a mí y vieras la vida como yo la veo, serías muchísimo mejor”. Pero nadie, ni siquiera su hijo es exactamente como es usted. Elógielo por intentar una tarea, aunque no le salga bien, y por correr riesgos. Cree un ámbito donde sus hijos sepan que usted está con ellos en sus esfuerzos, en vez de criticarlos, y habrá dado un paso para la formación de una imagen positiva de sí mismos. Llegamos a ser lo que pensamos. Nuestro pensamiento determina nuestra propia imagen, que a su vez determina nuestros sentimientos y nuestra forma de comportarnos. Desde la antigüedad hasta nuestros días, los filósofos nos han recordado esta verdad, que tiene un profundo impacto en el autorretrato de los niños. Ralph Waldo Emerson, filósofo norteamericano del siglo XIX, decía: “Una persona es lo que piensa durante todo el día”. Tenga presente que desde los primeros momentos de su existencia, sus hijos tienen pensamientos que se han formado mediante su intervención. Cualquier cosa que piensen SUS HIJOS de sí mismos se convertirá en un preciso indicador de su éxito en la vida. Es muy importante buscar comportamientos y actitudes que les ayuden a considerarse de la manera más positiva y satisfactoria imaginable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *