El Exito
El Exito

La práctica hace al maestro. Repetir algo una y otra vez nos lleva a la perfección. No nacimos nadando, ni montando bicicleta, ni manejando un automóvil con destreza.

En algún momento dado lo aprendimos, y repetirlo muchas; pero muchas veces nos ha llevado a hacerlo cada día mejor.
Es definitivo que una de las claves para reclutar auspiciados es una buena presentación. ¿Cuáles son las condiciones de una presentación cuya intención es vincular personal? Debe ser: clara, concreta, no debe manejar falsas promesas, debe ser entusiasta; pero como cualquier exposición, presentación, clase, conferencia, debe verse auténtica y fluida.

La mejor manera de lograrlo es el ensayo. ¿Cómo hacerlo? Aquí podría aplicar muchas técnicas de una maravillosa actividad llamada actuación. Lo primero el espejo. Véase frente al espejo. Vea si usted mismo se convence. De otra parte, pida a un familiar cercano, amigo o pariente que vea su presentación y le haga críticas constructivas.

Otra sugerencia para mejorar su presentación en esta época de constantes avances tecnológicos es: grábela en video y obsérvese. ¿En qué cosas puede mejorar?

Revise su dicción, su entonación, su manera de vestir, su postura, el manejo que hace del producto, revise cómo emplea la documentación. Si le es posible grabe una sesión real de vinculación de auspiciados y mire las reacciones de su público. Pregúntese: ¿Qué está haciendo bien? ¿En qué cosas podría lograr una mejoría sustancial?

¿No le agradan esas charlas en que el conferencista pareciera que tiene un entrenamiento de toda la vida? Se ha preguntado a qué se debe eso. A la repetición, a la confianza y a la experiencia. Usted también quiere verse como un ganador. Usted tiene claro, que quien sabe expresarse, genera confianza y da la impresión de saber qué es lo que quiere.

¿Qué nos convence de un actor? ¿Por qué lo catalogamos de buen actor o mal actor? En su interpretación hay convicción. La repetición de lo enunciado es un factor determinante para llegar a mostrar convencimiento de lo que se está diciendo. Cuando memorizo y repito las cosas me apropio de ellas y de ahí en adelante resulta más fácil comunicar lo que quiero decir.

Valore su presentación para auspiciados, recuerde que esta, puede ser una de los factores multiplicadores de su negocio. Ensáyela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *