Aunque las mujeres vinculadas al mercadeo en red provienen de diferentes ambitos profesionales y de diversas circuns tancias familiares, muchas de ellas son madres luchadoras en dificultades para cubrir las necesidades basicas de su familia: comida, vivienda, ropa y educación. Como tal, unos pocos cientos de dólares al mes suelen marcar una enorme diferencia en su mundo.

Muchas mujeres de éxito en el mercadeo en red que han logrado sacar a sus familias de situaciones desesperadas afirman que lo que las llevaba a seguir adelante era la certeza de saber que el statu quo que afrontaban era insostenible; muchas otras tuvieron que aceptar que en realidad ellas eran las principales agentes de cambio y las responsables de mejorar la situación de su familia. Y siendo plenamente conscientes de que nadie mas asumiría total responsabilidad de su situación, ellas comprendieron que el bienestar de sus hijos descansaba en sus manos y por tanto asumieron la dirección de su hogar. Su poderosa motivación las obligó a hacer lo que fuera. Esto no es sorprendente ya que, en su mayoría, las mujeres son una fuerza positiva a tener en cuenta cuando están motivadas por asuntos familiares.

Donna Imson es un maravilloso ejemplo de alguien que, basada en las necesidades de su familia, asumió el liderazgo y utilizó el mercadeo en red para proporcionarles una vida de calidad a sus hijos. Una noche, a principios de 1993, Donna, que en aquel tiempo era una joven luchadora, madre soltera de tres hijos, velaba el sueño de sus pequeños mientras dormían y de repente se sintió abrumada al darse cuenta de que solo ella era responsable de su bienestar. Había abandonado la universidad y no poseía ningún entrenamiento especializado, por tanto sus perspectivas de ingresos eran limitadas. No quería aceptar un trabajo con un sueldo mínimo ni poner a sus hijos bajo el cuidado de otra persona. Así que en lugar de elegir esa opción, ella comenzó a desarrollar un negocio de mercadeo en red desde su hogar puesto que le permitiría pasar tiempo con sus hijos todos los días. En 1998, después de ocho años de apoyo a su familia como propietaria independiente de su propio negocio, Donna se convirtió en un miembro fundador de una organización internacional de mercadeo en red con base en la Costa Pacifica y ha ocupado distintas posiciones directivas. Hoy en día, ella es una entrenadora realizada y muy reconocida conferencista, ademas de un modelo de empresario para millones de aspirantes a serlo, en especial, mujeres.

El mercadeo en red nos ofrece a las mujeres una variedad de beneficios inesperados, uno de los cuales es la adopción de una vision mas amplia del mundo y de nuestro papel en el. Y una vez hemos pasado de la supervivencia a la libertad financiera, esta profesión nos abre horizontes, nos permite pensar mas alla del sostenimiento de nuestra familia y nos proporciona una perspectiva global. A menudo, a medida que los objetivos filantrópicos se expanden, los jubilados en el mundo del mercadeo en red resurgen con el objetivo de contribuirle mas a la sociedad.