No se asuste ni se emocione, el título de esta reflexión no sugiere que busque en facebook al novio o novia que tuvo en la escuela secundaria. Con regresar al primer amor me refiero a revivir y rescatar los motivos iniciales cuando empezamos un proyecto o una relación importante. Por increíble que parezca los seres humanos tendemos a dejar de valorar las cosas y personas que más nos interesan y que más amamos. A pesar de que al inicio actuábamos con entusiasmo antes esos retos, una vez alcanzados, y con el paso del tiempo, tendemos a perder el interés y dejamos de invertirles, cuidarles e incluso disfrutarlas.

Sin embargo, la vida nos enseña que cuando nos encontramos ante la posibilidad de perder a esas personas o esos proyectos, reconocemos que son lo más preciado de nuestra vida. Tristemente esperamos demasiado para recapacitar, invitamos a nuestra pareja a tomar un café y charlar hasta que surge la posibilidad del divorcio; prestamos atención a nuestros hijos cuando se enferman o nos llaman de la escuela para avisarnos que están en problemas.En cuanto a nuestro trabajo, empezamos a hablar mal de él, deseamos abandonarlo o simplemente perdemos el placer de realizarlo.

Ante la costumbre conviene recordar cómo sentíamos y pensábamos cuando iniciamos esos proyectos. Le invito a recordar los motivos por los que deseaba estar con quien ahora es su pareja; recordemos cómo no había algo más importante que verle, contactarle, charlar y simplemente pasar tiempo juntos. ¿Recuerda cuando vio por primera vez a su hijo o hija?, pensemos en el momento en que llegó a casa en nuestros brazos y colocábamos el meñique en su palma para que lo asiera con su mano tibia. ¿Qué pensábamos?, ¿qué queríamos para ese nuevo ser? Y en cuanto a nuestro trabajo, ¿cómo sintió en el momento en que se enteró que era aceptado y sería contratado por esa compañía, o al inaugurar su negocio?, ¿acaso no experimentamos gozo, alegría y entusiasmo?; seguramente hasta nuestro corazones rebosaban de alegría en cualquiera de los momentos que le menciono.

Volver al primer amor significa revivir las razones por los que invitamos a esas personas y proyectos a formar parte de nuestra vida. Al regresar mentalmente a ellos podemos recuperar su esencia y proponernos tomar acciones para motivarnos y revivir emociones. Es un error creer que si las emociones se fueron es porque ya no nos interesan. Es normal que los sentimientos cambien o disminuyan con el tiempo, pero es más divertido y conveniente estar emocionados. Es por esto que es importante recuperar el primer amor que teníamos por estos proyectos y personas.

Para lograrlo le sugiero hacer una lista de las razones por las que empezó esa relación o proyecto. Después anote qué es lo que hacía al principio, el tiempo que dedicaba y cómo se sentía. A continuación haga una nueva lista de lo que puede hacer ahora por esas personas o proyectos. Considere invertir tiempo, brindar palabras, programar actividades, y hacer nuevamente lo que hacía al principio. Finalmente, actúe. Realice todas esas acciones. No importa que de momento no experimente el entusiasmo que tenía al inicio, lo importante es volver a actuar como antes; esto producirá resultados y aumentará las posibilidades de disfrutar nuevamente. No permita que la rutina tome el control de sus actividades, proyectos y sobre todo, de sus relaciones con esas personas que ama.

Visitar página: http://rafaelayala.net

Ver el audiolibro: 7 “D’s” para triunfar