Acumulación de esfuerzos y sacrificios difíciles de apreciar a simple vista

Para lograr la independencia financiera se necesitará un gran número de pequeños esfuerzos de su parte. El proceso, debe ser disciplinado y persistente. Debe mantener esta disciplina por mucho tiempo. Inicialmente, verá muy poco cambio o diferencia en su vida, pero gradualmente, sus esfuerzos darán resultados.

Sus finanzas mejorarán y sus deudas desaparecerán. Su cuenta bancaria crecerá y su calidad de vida mejorará.

Cuando sus ahorros se acumulan, usted desarrolla un impulso que lo moviliza rápidamente hacia sus objetivos financieros. Es difícil empezar con un programa de acumulación financiera, pero una vez que lo logre, lo encontrará cada vez más fácil. El “Principio del impulso” es uno de los grandes secretos del éxito. Este principio dice que se requiere una gran cantidad de energía para empezar y superar la inercia y la resistencia inicial de la acumulación financiera, pero una vez que arranque, requerirá menos energía para seguir moviéndose y acumulando cada vez una mayor fortuna.

Querer dar un salto de diez metros es difícil, pero centímetro por centímetro, el éxito es muy fácil Cuando comience a pensar en ahorrar el 10 ó el 20% de sus ingresos, inmediatamente pensará en muchas razones por las cuales esto puede ser imposible de hacer. Quizás usted esté hasta el cuello en deudas. Puede estar gastando cada centavo que gana para mantenerse vivo. Puede estar ganando muy poco y tener demasiadas obligaciones.

Sin embargo, si se encuentra en esta situación, hay una solución. Empiece ahorrando sólo 1% de sus ingresos en una cuenta especial, que no tocará. Cuando llegue a la casa cada noche, comience a poner las monedas que recibió a lo largo del día en el recipiente. Cuando se llene el recipiente, llévelo al banco y añádalo a su cuenta de ahorros. Cuando le den una cantidad de dinero extra por vender algo, utilícelo para pagar una deuda, o si le llega una bonificación inesperada, en vez de gastarla, póngala en su cuenta de ahorros sin pensarlo, y hágase a la idea de que nunca la recibió.

Estas cantidades pequeñas empiezan a multiplicarse a una tasa que lo sorprenderá. Cuando se sienta cómodo ahorrando el 1%, auméntelo al 2% y luego al 3%. Después de un año habrá salido de sus deudas y estará ahorrando el 10%, 15% o incluso el 20% de sus ingresos sin que afecte su forma de vida.

Fuente: Brian Tracy