Haciendo una moderada búsqueda por Internet, sobre el tema de trabajar en pareja, me pude dar cuenta que muchos de los sitios que tratan este tema lo toman desde la perspectiva de los compañeros de trabajo que se enamoraron y deciden mantener una relación amorosa en el espacio donde desarrollan sus labores. Pero trabajar con tu pareja abarca un espectro más amplio. Por esta razón hemos querido darle unos cuantos consejos a aquellas parejas ya establecidas que, en muchos casos ya tienen hijos, y quieren darle un cambio a su vida laboral y mejorar la economía del hogar.

Para estas parejas el trabajo desde casa ofrece una alternativa al creciente desempleo y cambio en la economía. Si estás contemplando la opción de abrir un negocio en casa, o pertenecer a una empresa de venta directa, estás entre el 77% de las mujeres que integran este sector y que están casadas; y entre el 18% de los hombres. Según cifras de La Asociación Mexicana de Venta directa. En Estados Unidos 15,8 millones de personas trabajan desde su casa tiempo completo y el 29% de estas personas trabajan con un familiar. Como vez, si estás pensando trabajar con tu pareja en un negocio propio o de venta directa no estás solo. Pero antes de iniciarte, te recomendamos valorar los siguientes aspectos de tu relación.

Tener una relación de pareja es tener metas y sueños en común y querer ser mejores para el otro. Es buscar la felicidad de alguien más y dejar el egocentrismo de lado para procurar hacer algo por el otro, y todo esto recíprocamente nos traerá felicidad, paz, satisfacción y amor.

Tener una buena relación de pareja ya es un reto, pero si tú estás pensando en iniciar una empresa, negocio, o trabajar con tu pareja, debes tener absolutamente claro que tu relación debe estar fortalecida y contar con unos mínimos requerimientos.

Aquí tienes un listado de aspectos a cuidar:

  • Mantén la comunicación con tu pareja
  • Promueve la admiración por tu compañero
  • Fortalece la relación en la confianza
  • Sé sincero y exige lo mismo de tu compañero
  • Sé comprensivo
  • Respeta el espacio del otro
  • Sorpréndete y déjate sorprender
  • Reconoce tus errores y los de tu pareja. Supéralos y no busques culpables
  • Dale tiempo a tu familia y a tu trabajo. Determina un horario.